Si llevas un tiempo siguiéndome, sabes que tengo una cruzada personal para convencer a toda persona que vive con gatos que proteja sus ventanas. De hecho, ya hablé anteriormente de este tema aquí.

Las estadísticas dicen que el denominado «síndrome del gato paracaidista» es el accidente más atendido en las consultas veterinarias. Los gatos no tienen 7 vidas, los gatos no siempre caen de pie, y aunque lo hagan, pueden resultar heridos de gravedad. Por tanto, si tienes gatos en casa, es prácticamente obligatorio proteger tus ventanas.

Hoy hablo con Marga, co-creadora de Redes Proyecto Noa, cuya labor está contribuyendo a proteger a  gatos y otros animales de media España de manera rápida, fácil y segura.

 

Marga, lo primero de todo: ¿quién hay detrás de Proyecto Noa?

Detrás de Proyecto Noa hay amor e ilusión por ayudar y delante y en medio también (risas cómplices).

Venga, te cuento. Proyecto Noa está formado por un equipo fantástico: Israel, Noa, Moro, Kinder, Maia, Kora y yo. 

La ingeniería tiene el papel más importante en las Redes Proyecto Noa. Necesitábamos crear un producto que cumpliera unas premisas fundamentales: seguridad, sencillez, manejabilidad, estética, que se pudiera enviar a todo el mundo y colocarse en todo tipo de ventanas y puertas, que fuera reciclable, que se colocara sin necesidad de realizar ninguna obra… Parecía imposible. De hecho cuando tanto Israel como yo dejamos nuestros trabajos hace ya unos cuantos años, nuestros amigos y familiares se echaron las manos a la cabeza y nos invitaban muy amablemente, y siempre por nuestro bien, a enmendar nuestra locura y volver al traje y el maletín. Cada vez que recibíamos un mensaje de ánimo en esta dirección, el I+D+I se llenaba de horas de trabajo, pruebas, ideas, esquemas, pizarras llenas de fórmulas… y así lo conseguimos. 

Todo es posible y los sueños se hacen realidad siempre que vivimos en ellos y todo lo que hacemos va en esa dirección. Salir de la zona de confort es algo que quema en muchos momentos y siempre emocionante en grado máximo. Además, el final último de este sueño era salvar vidas. Salvar patitas y bigotes y miaus. Se tenía que conseguir y así fue. Las patentes llegaron una detrás de otra.

En este camino nos ha acompañado desde el principio Noa (desde donde se encuentre) y Moro (un gran gato y lo sabe). Poco a poco se han ido incorporando integrantes al equipo que han traído alegría e ilusiones renovadas. Con Kinder primero y más tarde Maia y Kora, las ideas que rondaban en nuestras cabecitas de ingenieros y gatunos se fueron materializando hasta llegar a las actuales Redes Proyecto Noa con las que estamos felices y que tienen tanto éxito.

Marga y Kora de Proyecto Noa

¿Quién es Noa?

Muchos creen que Noa soy yo, pero la realidad es que fue mi gata. El trocito de carbón dulce más bonito del mundo.

Murió con dos años y medio a causa de una ventana. En aquellos años, en mi adolescencia, la información en lo referente a gatos y sobre todo a su seguridad era escasa, diría que nula. 

Hoy en día tenemos tantos datos al alcance de la mano, tantos artículos de auténticos profesionales en el tema, tantas herramientas, que me cuesta creer que todavía se piense que los gatos no se caen de las ventanas. Es curioso este parecer cuando recibo a diario llamadas de personas con el alma rota porque tienen a su gato ingresado en el veterinario, o no le encuentran, o ya no hay remedio para él pero sí para el resto de felinos con los que conviven. Un gran contraste. La vida misma.

El sentimiento de culpabilidad que se siente cuando tu gato sufre un accidente a consecuencia de un hecho que podías haber evitado, y además tan simple hoy en día como proteger las ventanas, dura demasiado tiempo.

El duelo y el luto por Noa me duró casi veinte años. 

Ocurre. De verdad que ocurre y cada día. Los gatos se caen de las ventanas.

 

¿Cómo nace Proyecto Noa?

Proyecto Noa nace en Cádiz. En una preciosa y desierta playa con un mar tan frío como el de mi tierra. 

Ahora al recordarlo me emociono. Hacía tiempo que aquella sensación no me invadía. A ver si consigo explicarlo, es esa sensación de una idea chispeando en tu cabeza y el deseo de empezar a hacer pruebas y cálculos desde ya mismito.

Nosotros vivimos en Bilbao. En aquellos años nuestra familia estaba compuesta por Moro, Israel y yo (claro). Vivíamos en casa con todas las ventanas cerradas a cal y canto velando por la seguridad de Moro. Ya había perdido a Noa a causa de una ventana y no iba a volver a ocurrir. Nos parecía normal estar así y estábamos a gusto. 

En un par de ocasiones pedimos presupuestos para poner algún sistema de protección en las ventanas y el resultado siempre era el mismo: un precio desorbitado y encima unos armatostes tremendos y muy feos. Seguro que los vecinos se quejaban y aunque no lo hicieran, no nos gustaban y tampoco nos gustaba pagar esos precios.

Cada cierto tiempo, hacía una búsqueda en internet y los resultados nunca me convencían. Siempre acababa en la misma idea “hay que pensar en los gatos”.

Así que nos acostumbramos a vivir en una pecera de ventanas cerradas. Para ventilar, Moro iba a su trasportín con un poco de latita rica, y así discurría la vida.

Nos fuimos de vacaciones a Cádiz. Moro se quedó en Bilbao. Alquilamos una preciosa casa al lado del mar. Todo era paz. Paz con ventanas cerradas. Es curioso, las costumbres adquiridas se mantienen. De repente un día nos dimos cuenta. “No está Moro. ¡Podemos abrir las ventanas de esta casa!”. Y madre mía qué felicidad. Uno se da cuenta entonces de lo que es tener airecito en casa. Estar sentado en el sofá con la sensación de libertad, de sol, de viento, de limpieza. 

Desde ese momento nuestras cabecitas empezaron a maquinar. Al volver a casa teníamos que poder abrir las ventanas. ¿Somos ingenieros no? ¡A ingeniar se ha dicho! 

Las vacaciones se convirtieron en un hervidero de ideas y, cuando llegamos a casa, lo primero que le dije a Moro fue: “Pronto vas a tener ventanas abiertas, cariño.”

Así surgió la primera patente de Redes Proyecto Noa 😉

 

¿Por qué debemos proteger las ventanas de nuestras casas?

Porque los gatos se caen de las ventanas. Cada día. Nadie quiere que sea el suyo, pero si se abren las ventanas sin estar protegidas, tarde o temprano va a ocurrir.

Ellos en su información genética tienen grabada la altura de un árbol, la caída desde esa altura y además sobre tierra, arena, hierba y pudiéndose agarrar con sus garras a la corteza si hiciera falta.

En nuestro hábitat, nuestros pisos, nuestras ciudades, nuestros vierteaguas, paredes, cemento y asfalto, esas herramientas no les sirven.

La altura de un árbol es fácilmente superada por la de un primer piso. No se pueden agarrar con sus uñas a los materiales constitutivos de nuestros edificios y encima caen sobre pavimentos duros, muchísimo más que los de su entorno natural.

Si a todo esto le unimos su instinto cazador, ya tenemos el puzle completo.

Cuando pase un pájaro, mosca o mariposa y le pille en el momento de juego/caza, irá a por él y el desenlace puede ser mortal, grave (ingreso veterinario) o desconocer qué le ha ocurrido porque si están en condiciones de andar se asustan, desorientan y esconden.

Siempre digo una cosa: en hogares con gatos las ventanas han de estar o cerradas o protegidas. Su vida depende de ello.

Gatos felices con su red Proyecto Noa

¿De qué materiales están hechas vuestras redes?

La estructura perimetral es de aluminio. 

El material constitutivo de la red es polietileno de alta densidad con protección a los rayos ultravioleta (UV). 

El conjunto basculante / esquina y las anillas que unen la red con la estructura perimetral son de tereftalato de polietileno y se realizan mediante impresión 3D.

100% reciclable, fundamental para nosotros.

 

¿Cómo podemos pedir una de las redes de Proyecto Noa?

Hacer el pedido de las Redes Proyecto Noa es muy sencillo porque lo gestionamos todo por Whatsapp en el 670 697 379.

Como realizamos cada red a medida, enviamos por este medio el vídeo exacto para tomar en un momento las medidas que necesitamos (que sólo son tres) y a partir de ahí todo va rodado y en unos días desde la formalización del pedido, las Redes Proyecto Noa llegan a su nuevo hogar.

 

¿Cómo ha sido sacar adelante Proyecto Noa?

Proyecto Noa ha ido creciendo poco a poco y ha sido muy bonito ver su evolución, así como la de nuestra familia, porque todo ha ido de la mano.

De una idea inicial para poder abrir las ventanas en casa y que Moro estuviera a salvo con ello, todo fue creciendo. Dejamos nuestros trabajos, nos pusimos manos a la obra, llegó la primera patente, los primeros gatos protegidos y sus familias felices y de ahí a hoy ha sido un camino emocionantísimo.

Sólo pensar que algo tan terrible como lo ocurrido a Noa ha desencadenado que cientos de familias, y todas las que vendrán, puedan abrir las ventanas de sus hogares sin que con ello peligre la vida de sus gatos, hace que cada día de Proyecto Noa sea muy muy muy emocionante.

Proyecto Noa es una forma de vida, un sueño hecho realidad que perdura en el tiempo brillando cada vez más fuerte.

Disfrutando del aire protegidos con Proyecto Noa

Marga, dime un deseo que tengas para Proyecto Noa en el futuro. 

Mmmmmm… Estoy pensando y la verdad es que me he dado cuenta que Proyecto Noa ya es un deseo hecho realidad.

En el futuro seguiremos ampliando el mundo de las protecciones, queda mucho por hacer. Seguiremos siempre centrados en el bienestar animal, para que cada día se enciendan más y más sonrisas y que las lágrimas sean sólo de felicidad.

Así que, el deseo para el futuro creo que va a ser que la ilusión, el amor y las ideas fluyan de forma incesante 😊

 

Muchas gracias, Marga. Espero y deseo que tus palabras y tu producto tan detalladamente elaborado contribuyan a seguir salvando vidas y a crear felicidad en los gatos en forma de una ventana protegida abierta al mundo.

Te dejo el Instagram y el canal de Youtube de Proyecto Noa para que compruebes la profesionalidad y el amor al trabajo de Marga e Israel.

 

 

error
Redes Proyecto Noa: protege tus ventanas
Etiquetado en:        

2 pensamientos en “Redes Proyecto Noa: protege tus ventanas

  • 17/05/2019 a las 10:35
    Enlace permanente

    Conozco personalmente a este grupo de profesionales y puedo decir, que es tan grande el amor que sienten hacia todos los animales, que harán cualquier cosa con tal de ofrecerles protección, seguridad y sobre todo mucho amor y cariño.

    Responder
    • 20/05/2019 a las 11:03
      Enlace permanente

      ¡Buenos días, Txaro! Muchas gracias por tu comentario. Con él, ayudas a otras personas a tomar una decisión, y seguro haces muy feliz a Marga cuando lo vea 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies