Una de las cosas en la que todo experto en animales siempre insistiremos será en la siguiente: protege tus ventanas. ¿Por qué? Porque los accidentes pasan, sí. Demasiado a menudo. Uno de los accidentes más frecuentes atendidos por veterinarios es el denominado “Síndrome del gato paracaidista”. Hazte una idea de cuán frecuente es si tiene una denominación propia.

Existe la creencia popular de que los gatos son animales instintivamente adaptados a las alturas, que no se precipitarían desde una ventana o un balcón a una gran altura de la calle o que, de hacerlo, caerían de pie. Bien, esto NO ES CIERTO. Los animales que han sido domesticados y criados en cautividad pierden muchos de sus instintos, llegando a poner en riesgo su vida. Al no haber estado expuestos durante generaciones continuamente a los peligros que les hacían potenciar, por ejemplo, el instinto de supervivencia, éste va pasando a un segundo plano si no ve amenazada su vida de una manera habitual y tiene a su disposición todo lo que necesita para llevar una vida tranquila y, a veces, demasiado relajada.

Es por ello que, en su afán por curiosear, jugar o explorar, pueden olvidarse por un momento del peligro que supone estar haciendo equilibrios sobre una barandilla o un alféizar, y terminar cayendo al vacío. Un golpe de viento, un pájaro que pasa, un grito repentino… pueden desviar su atención durante la milésima de segundo que es suficiente para crear el accidente… y el gato cae…

¿Qué pasa cuándo un gato cae desde una ventana? Tenemos varias posibilidades, pero en pocas la perspectiva es positiva.

  • El gato cae desde poca/mucha altura, no es una mala caída, los daños no son fatales, queda en shock por el golpe y espera a ser recogido para llegar al veterinario. Se recupera.
  • El gato cae desde poca/mucha altura, es una mala caída, se le lleva al veterinario pero tras semanas de pruebas y operaciones, termina falleciendo.
  • El gato cae desde poca/mucha altura, no es una mala caída, los daños no son fatales, pero el susto le provoca salir corriendo, por lo que es atropellado por un coche/pasa días desaparecido y reaparece muy deteriorado por no saber defenderse en la calle/ no vuelve a aparecer – seguramente ha muerto por no saber defenderse en la calle -.
  • El gato cae desde poca/mucha altura, es una mala caída, muere en el acto.

¿Cómo evitar este dolor al gato y a la familia? Poniendo los medios para evitar el accidente. El mejor medio para ello es, como decíamos, proteger las ventanas.

Gardfield-1
Gardfield tiene su balcón protegido

 

Con una red en tu balcón o ventana podrás evitar que tu gato se escape sin por ello dejar de disfrutar el placer de la brisa en su cara – y sin dejar de abrir las ventanas en verano -. Cada vez hay más páginas en Internet, empresas, grupos en Facebook, soluciones… destinadas a proteger las ventanas. Aquí te dejamos algunas opciones para que no lo demores más:

  • Proyecto Noa: con sede en Bizkaia, donde también cuidan a domicilio, pero envían a toda España su sistema de redes con bastidor a medida.
  • Madera del Alto Tajo: gatificaciones y seguridad para gatos. ¡Paciencia porque están a tope!
  • Zooplus: para hacerlo tú mismo.

Éstas son sólo algunas propuestas, si conoces más, compártelas con nosotros para incluirlas y facilitar la tarea a todos los que quieran proteger sus ventanas hoy mismo.

Para más información: contacto@animalcare.es

Protege tus ventanas
Etiquetado en:            

2 pensamientos en “Protege tus ventanas

  • Mayo 18, 2016 a las 7:07 am
    Enlace permanente

    Fantástico post, los que tenemos gatos en casa te lo agradecemos. Hay que tener mucho cuidado con las ventanas, especialmente en verano, que las mantenemos más tiempo abiertas para ventilar y refrescar la casa.

    Responder
    • Mayo 23, 2016 a las 5:13 pm
      Enlace permanente

      ¡Muchísimas gracias! Es maravilloso recibir un feedback tan positivo 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *