Debido al cambio climático – que es cada vez más evidente que estamos sufriendo – este año las orugas procesionarias han llegado antes a los bosques y parques de nuestra geografía. Las altas temperaturas despistan a la flora y fauna, que no entiende de calendarios, y estas peligrosas orugas ya están descendiendo de los pinos, cedros y abetos para enterrarse en el suelo y así pasar a su siguiente fase de crisálida. No olvidemos que su objetivo final es el de convertirse en mariposa, para reproducirse y comenzar de nuevo el ciclo… (Más información: Wikipedia).

Es el momento en el que bajan del árbol, abandonando sus nidos, y buscan el lugar en el que se enterrarán en la tierra, cuando las orugas procesionarias son más peligrosas. Una hembra guía al resto de orugas en fila india, lo que les da el nombre de “procesionarias”. Para protegerse de los depredadores, su cuerpo está cubierto de pelos urticantes que se desprenden con facilidad y flotan en el aire. Estos pelos causan reacciones alérgicas e irritaciones en ojos, nariz y boca en los humanos, pero para animales pequeños pueden llegar a ser mortales.

Consecuencias de las orugas procesionarias
Consecuencias de las orugas procesionarias

Cuanto más pequeño es el animal, más riesgo de muerte tiene por el contacto con la toxina termolábil (que se destruye al alcanzar una temperatura más o menos elevada) denominada Thaumatopina de la que están impregnadas los pelos de las orugas. Los perros, que tienden a ir olisqueando el suelo y todo aquello que les llame la atención, tienen mucha tendencia a sufrir las consecuencias de esta toxina. En muchas ocasiones, incluso llegan a tocar los pelos urticantes con la lengua al notar el escozor en el hocico, o a tragarse la procesionaria sin querer. Esto les puede causar la pérdida de parte del tejido de la lengua, de los belfos o consecuencias peores, si no se trata a tiempo.

¿Cómo evitar las orugas procesionarias?

  • Si nos encontramos en el parque, campo, etc., debemos observar el entorno. ¿Hay pinos, cedros o abetos? Estos son los árboles preferidos para la anidación de las orugas de modo que, si podemos alejarnos de ellos, mejor.
  • Nido de orugas procesionarias
    Nido de orugas procesionarias

    Si, por el motivo que sea, debemos permanecer en un lugar con este tipo de árboles, observemos las zonas altas de los mismos: ¿hay nidos blancos como el de la foto? Si es así, ahí anidan procesionarias, lo más seguro es alejarse de esa zona, si no queremos que nosotros o nuestros animales terminen heridos.

  • ¿Tenemos un terreno con los árboles ya mencionados? Hay remedios eco-responsables que nos pueden permitir frenar el ciclo de la procesionaria, impidiendo que ésta llegue al suelo, sin dañar al árbol ni a los animales de la zona. Consiste en colocar un cinturón en el tronco del árbol que recoja a las procesionarias a medida que bajen por el mismo, creando un depósito adicional para el traslado de las mismas. En la siguiente foto podéis ver un ejemplo:
Trampa para orugas procesionarias
Trampa para orugas procesionarias

¿Qué hago si creo que mi compañero animal ha sido afectado?

Observa a tu perro/ gato/ animal. Si observas en él algún comportamiento anómalo, nervioso, agitado, que no puede respirar con normalidad, que tiene dificultades para cerrar la boca, que se le hincha la cara, la lengua o alguna parte de su cuerpo o trata de rascarse compulsivamente, probablemente ha estado en contacto con un pelo urticante.

  • Ante la duda, acude rápidamente al veterinario. Es mejor prevenir y la rapidez de la intervención será decisiva.
  • De camino, trata de averiguar si se ha tragado la oruga, si todavía la tiene en la boca… de ser así, extráela con unas pinzas o los dedos protegidos, tratando de no rozar la lengua ni las paredes de la boca.
  • Lava la zona con agua muy caliente (como hemos dicho, la toxina se inactiva a altas temperaturas), tratando de no frotar para que los pelos no se extiendan ni rompan y no liberen más toxina.
  • Para más información: Advantix o consulta a tu veterinario cuál es la mejor para prevenir según tu zona y tus animales.

No dejes de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram para más info.

¡Peligro! ¡Orugas procesionarias!
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies