Si me sigues en redes sociales, me has escuchado decir más de una vez que «dos mejor que uno» cuando se trata de gatos. Y no es sólo porque los gatos y los tatuajes causen adicción y sea muy difícil tener solo uno, no. Lo digo y lo repito porque, tanto para los gatetes, como para los humanos, la vida mejora cuando tenemos más de un gato.

Para certificar que esto es cierto, he preguntado a varias mamás felinas acerca de sus experiencias al introducir un nuevo miembro de la familia. Acompáñanos en sus respuestas. ¡Muchas gracias a las cinco! ☺️

 

Bárbara, 3 gatos: Urko, Bruce y Namasté.

 

  • ¿Por qué adoptaste a tu primer gatete?

A Urko le adopté después de haber pasado unos meses bastante triste tras el fallecimiento de mi gata con la que había pasado 20 años. Pensé que no podría volver a tener un gato, pues todos me recordarían a Marie, pero fue amor a primera lectura, después de leer su historia supe que tenía que adoptarle.

  • ¿Cuánto tiempo fue «gathijo único»?

Estuvo un año siendo gathijo único.

  • ¿Por qué adoptaste solo uno y qué te llevó luego a adoptar al segundo?

Solamente le adopté a él porque era la primera vez que adoptaba un gato ciego; Urko es ciego desde los 2 meses, y quería saber qué hacer y dedicarle toda mi atención a él. Después de ese año siendo hijo único, leí mucho sobre gatos y supe que él estaría mucho mejor si adoptaba otro gato

  • ¿Cómo es la vida ahora con dos gatetes, para ti y para ellos?

Ahora que Urko tiene 2 hermanos, su vida es mucho más feliz; antes de tenerlos se aburría mucho y casi nunca se movía, casi siempre se quedaba en la cama o al sol. ¡Ahora no para! Se sube por todas partes y juega muchísimo con Bruce y Namasté, entre ellos se ayudan muchísimo. Urko es ciego y Bruce solo tiene 3 patas pero eso no les impide pasarse horas jugando juntos. 

¡Mi felicidad se ha multiplicado x 3! Pensé que sería complicado ocuparnos de más de un gato, pero realmente me aportan más de lo que yo puedo llegar a darles. 

  • ¿Crees que dos mejor que uno? 

¡Por supuesto! Y 3 y 4 y 5… ¡mejor que uno!

Si quieres seguir a Bárbara, puedes hacerlo en aquí.

 

Marcela, 2 gatos: Benito y Minerva.

 

  • ¿Por qué adoptaste a tu primer gatete?

Estaba en un momento bajito anímicamente y decidí que, como amaba profundamente a los felinos, sería una buena terapia. Sin duda, hice lo correcto. 

  • ¿Cuánto tiempo fue «gathijo único»?

Benito estuvo de gato único 9 meses. Desde los 3 meses hasta el año. 

  • ¿Por qué adoptaste solo uno y qué te llevó luego a adoptar al segundo?

Adopté sólo uno ante todo por responsabilidad, necesitaba saber si era capaz de cuidar a alguien.

Adopté a Minerva porque durante los meses anteriores yo había trabajado desde casa y Benito estaba siempre acompañado. Cuando empecé a trabajar fuera, empezaron los problemas, el gato maullaba y pedía atención constantemente. 

  • ¿Cómo es la vida ahora con dos gatetes, para ti y para ellos?

Yo estoy encantada, son unos amores, formamos una familia genial. Entre ellos tienen una relación esposo-esposa mal avenidos, pero en general se llevan bien y en invierno se dan mucho cariño

  • ¿Crees que dos mejor que uno?

Absolutamente, y tres y cuatro… 

Puedes seguir a Marcela y a sus gatetes aquí.

Dos mejor que uno: Enzo y Telmo

María, 2 gatas: Miu y Nina.

 

  • ¿Por qué adoptaste a tu primer gatete

Porque hacía bastante tiempo que queríamos ampliar la familia.

  • ¿Cuánto tiempo fue «gathijo único»? 

Fue “hija única” durante casi tres años.

  • ¿Por qué adoptaste solo uno y qué te llevó luego a adoptar al segundo? 

Cuando fuimos a buscar a la primera, nos dijeron que si queríamos llevarnos otro porque era mejor que fuesen dos, pero en ese momento queríamos adaptarnos a ella y ella a nosotros y preferimos que fuese una gata única. Pero después de un tiempo, empecé a plantearme el adoptar a otro para que Miu pudiese jugar siempre que quisiera y se sintiese acompañada “de otra forma”.

Y como el poder de la mente es tan fuerte, un día saliendo de trabajar me encontré a Nina (la segunda) en la calle, desnutrida y con parásitos intestinales, y no dejaba de maullar, así que la llevé al veterinario y me dijo que si me la quería llevar o si llamaban a la protectora, y fue cuando decidimos, finalmente, quedarnos con ella y tener 2 gathijas.

  • ¿Cómo es la vida ahora con dos gatetes, para ti y para ellos?

Reconozco que al principio fue difícil porqué no se puede meter de repente un gato nuevo donde ya vive uno, se tiene que hacer despacio y con unas pautas básicas. Así que al principio las tenía separadas e iba siguiendo estas pautas, y había momentos donde creía que tendría que dar a la protectora a Nina porqué se bufaban cuando se olían, y las primeras veces al verse, Miu se hinchaba y gruñía y bufaba. Pero con el trabajo constante y la paciencia, y sin forzar situaciones, conseguí que se llevaran bien, y ahora no pueden vivir la una sin la otra.

Siempre están juntas, lo hacen todo juntas, juegan muchísimo, y estamos todos encantados con ellas. Y nosotros estamos “más tranquilos” sobre todo en el momento del juego, pues ahora si quieren jugar a la hora que sea, estemos en casa nosotros o no, juegan (seguimos jugando también nosotros con ellas, eso no cambia. Pero si estamos cansados o no estamos en casa, juegan entre ellas).

  • ¿Crees que dos mejor que uno?

Yo creo que depende del gato y de la situación familiar/económica. No es lo mismo dos que uno solo. Creo que hay gatos que es fácil que se adapten a vivir con otro, y otros que no y que, si les metes uno nuevo en casa, o bien haya peleas constantes, por lo tanto, un estrés horrible para ambos gatos y para el propietario, o bien que se ignoren, que tampoco es calidad de vida.

Creo que antes de hacer nada definitivo, se debe conocer a tu gato, y, por ejemplo, probar a hacer acogidas.

Pero si vas a adoptar y no sabes si adoptar uno o dos de golpe, creo que es mejor que adoptes a los dos.

Puedes seguir a María aquí.

En el blog ya he hablado de las presentaciones de gatos, que son muy importantes porque su instinto le dice que no deben confiar de primeras en un gato nuevo, pero podemos trabajar con ellos para que aprendan a tolerarse y amarse. Te dejo el link aquí.

 

Mary, 2 gatos: Bambú y Altea.

 

  • ¿Por qué adoptaste a tu primer gatete?

Adoro a los animales y los gatos son mi perdición. Me independicé, me fui a vivir con mi pareja y juntos decidimos adoptar a nuestro primer minino, Bambú. Ambos estamos muy sensibilizados a favor de las adopciones y de poder brindarle un hogar y darle amor a los que más lo necesitan

  • ¿Cuánto tiempo fue «gathijo único»?

Un año y medio, aproximadamente.

  • ¿Por qué adoptaste solo uno y qué te llevó luego a adoptar al segundo?

Adoptamos sólo uno porque fue nuestra decisión en ese momento. Tampoco se nos ocurrió adoptar más. Quisimos que el proceso fuera tranquilo y centrarnos para disfrutar de esa etapa tan bonita.

Más tarde, comprendimos que Bambú necesitaba un/una compañero/a. Por trabajo, pasamos gran parte del día fuera de casa y nos pareció buena idea abrir las puertas a otro gatete. Así, contactamos con Catllejeros Parla y Altea, una pequeña tricolor dulce y juguetona apareció en nuestras vidas. 

  • ¿Cómo es la vida ahora con dos gatetes, para ti y para ellos?

Si dijera “simplemente maravillosa” pensaríais que exagero, pero es que es verdad. No cambiaría mi vida con ellos por nada del mundo. Cada uno tiene un carácter y una personalidad muy diferentes y… ¿Qué decir? Les quiero por igual incluso cuando corren por la casa en plan “llamada de la selva”.

  • ¿Crees que dos mejor que uno?

Por supuesto, sin lugar a dudas. ¡El doble de amor! 

Puedes seguir a Mery aquí, y a sus gatetes aquí.

 

María, dos gatos: Rosalía y Forest.

 

  • ¿Por qué adoptaste a tu primer gatete?

Siempre he sido amante de los animales, pero nunca había tenido la oportunidad de adoptar un gatete porque mis padres siempre se negaban. Pero un día, poco tiempo antes de mudarme a vivir con mi pareja, un primo mío se encontró un cachorrillo super pequeño encima del motor de su coche, refugiándose del frío, y lo cogió y llevó a su casa.

En esa época, no podía hacerse cargo de ella por problemas laborales, así que me envió fotos de la pequeña para que la difundiera y encontrarle un buen hogar. Al ver las fotos, algo me removió por dentro, y mi pareja y yo decidimos que no hacía falta más difundir sus fotos porque nosotros le íbamos a dar ese hogar. Se llama Rosalía y acaba de cumplir 5 añitos.

  • ¿Cuánto tiempo fue «gathijo único»?

Casi esos 5 años ha sido única en la familia, mimada y siendo la princesita de casa 🙂

  • ¿Por qué adoptaste solo uno y qué te llevó luego a adoptar al segundo?

Primero sólo teníamos a Rosalía porque la casa donde vivíamos en aquel entonces no iba a ser la casa definitiva donde nos íbamos a quedar, entonces prefería no adoptar más para luego no tener que hacerles pasar a todos ese estrés de una mudanza. Luego, fue pasando el tiempo y cada vez que lo pensábamos veíamos un impedimento nuevo para aumentar la familia.

La llegada de Forest a la familia fue inesperada. Una mañana, salgo de mi casa y veo que un gatete naranja precioso me seguía maullando por la calle. Esa primera vez pensaba que pertenecía a una colonia de gatos de las varias que hay por donde vivo, así que no le di importancia. Pero ya me llamó la atención porque cada vez que pasaba por ese sitio (un jardín con árboles grandes), salía él a buscarme. Me senté y se subió encima de mis piernas a ronronearme, entonces entendí que no era de ninguna colonia. Sin pensarlo dos veces, cogí comida de Rosalía y su transportín, y entró tan cómodamente.

Lo llevé al veterinario para que comprobaran si tenía chip, por si alguien lo estaba buscando y para que le vieran por si estaba enfermo y necesitaba algún cuidado especial. Resultado: no tenía chip, y esperé 20 días para confirmar si alguna familia lo estaba buscando. Incluso contacté con la protectora por si sabían de un gatito perdido, pero nadie apareció. Así que decidimos que era hora de darle un hermanito a Rosalía. No podíamos dejar que Forest volviera a la calle. Además, en la primera analítica, dio positivo a leucemia. Más razón aún para darle un hogar.

  • ¿Cómo es la vida ahora con dos gatetes, para ti y para ellos?

Pues si con Rosalía nos derretíamos de amor, ahora doblemente. Y cuando tenemos que pasar el día fuera de casa, por lo menos sé que se hacen compañía el uno al otro. Y verlos jugar cada día, corretear y dormir juntos, es algo que me da la vida. Rosalía ha aprendido lo que es tener a alguien con quien compartir travesuras, juegos y acicalamientos.

Forest creo que de alguna manera ya sabe que aquí no le va a faltar de nada, y si finalmente sale positivo en la repetición de la analítica, lucharemos todo lo que podamos para que tenga una vida cómoda, tranquila y llena de mimos.

  • ¿Crees que dos mejor que uno?

Totalmente. Se hacen compañía, se divierten juntos, y tienen un referente de su misma especie de quien aprender cosas, que es muy importante. Porque aunque para nosotros son nuestros hijos y son familia, no hay que olvidar que son de otra especie y por lo tanto hay cosas que solo pueden aprender entre ellos. Así que sí recomiendo adoptar dos.

Rosalía y Forest cuentan sus aventuras aquí.

 

Y hasta aquí el post de hoy. No hay como hablar con las expertas, las mamás gatunas, para aclararnos las dudas. ¿Estás pensando en ampliar la familia? Pues no dudes más ☺️

Por cierto, si tú también quieres ser entrevistada por mí porque crees que tienes que aportar a la comunidad amante de los otros animales, escríbeme a contacto@animalcare.es y lo hablamos 😉

error
Dos mejor que uno
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies